Relatos Eroticos.
Relatos.Name - Relato erotico - .
Menu:

  • Inicio.
  • Enlaces:

  • Abuelas Petardas
  • Negras y Mulatas
  • Fotos Amaters
  • Gay, Trans & Bisex
  • Brasileiras
  • Buscador Porno
  • El CarruXel Erotico
  • Casadas Infieles
  • Fotos Gratis
  • Dominacion y Sado
  • Felacion y Supermamadas
  • Fotos Pornograficas
  • Mexicanas Desnudas
  • Contactos de Sexo
  • Anuncios Gratis
  • Paginas Porno Gratis
  • Zona de Contactos
  • Al abrir los ojos al amanecer sentí tu olor y me fui dando vuelta lentamente para encontrarte.Ohh Dios!!! Estas aquí, a mi lado dormida y en tu cara se nota tranquilidad y paz. Muy lentamente te volteas y queda a mi ojos tu delicada y hermosa espalda, mi mano, como si tuviese vida propia, lentamente acaricia cada rincón de tu piel e instintivamente comienzo a besar por donde a pasado mi mano...

    A medida que continuo mi exploración escucho como ronroneas indicándome que estas despertando y decido besar tu cuello y darle pequeños mordiscos, siento el olor de tu cabello y este olor llega hasta los rincones mas escondidos de mi cerebro y comienzan a fluir los recuerdos de nuestro primer encuentro y las muchas veces que hemos estado juntos.

    - Buenos Días Amor.

    Te digo y por respuesta solo te volteas y me das el beso mas apasionado y amoroso que labios alguno hayan recibido.

    Mientras nos besamos voy quitando el cobertor que cubre tu maravilloso cuerpo y mis manos se convierten en mis ojos recorriendo lentamente cada pedazo de tu piel. Al llegar a tus senos siento como los pezones están duros y apuntándome como dedo acusador de ser el culpable de su estado. Ya el deseo esta aumentando su dosis y el mismo recorrido que ejecutan mis manos es copiado por tus manos. Comienzo a besarte por el cuello y voy dejando leves rastros de saliva que con el frió de la mañana hace que se te erice la piel.

    Lentamente voy realizando el recorrido hacia abajo y me detengo a saborear tus exquisitos pechos y les doy mis disculpas a tus pezones lamiéndolos y mordisqueándolos uno mientras que con la mano no dejo de acariciar el otro. Continuo mi camino y veo que empiezas a tocarte tus senos al yo dejarlos y eso me hace sonreír, consigo tu ombligo y no aguanto la tentación de olerlo y lamerlo aunque esto te haga cosquillas ... ya voy sintiendo tu olor ese olor a hembra que me hace el hombre mas feliz del mundo y sigo bajando.

    Al llegar a tu pubis lamo como si fuese un helado y mis dedos comienzan a jugar con tu clítoris y siento que el camino realizado te ha humedecido toda y mis dedos hacen crecer fácilmente tu clítoris... no resisto mas y mi boca va al encuentro de ese preciado manjar...

    Veo que tus labios vaginales están a la espera de mi boca pero me recreo en tu botoncito, lo muerdo, lo chupo y tus ronroneos comienzan a convertirse en quejidos de placer. Tus manos me indican que continué y entonces comienzo a pasar mi lengua a lo largo de tu vagina, solo haciendo un alto para chupar tu clítoris. Con mis dedos abro tus labios externos y trato de introducir mi lengua dentro de ti mientras mi dedo continua su masaje en el clítoris, tu piel erizada y tus mejillas sonrojadas me indican que estas a punto de tener un orgasmo e intensifico mis caricias, como me encanta satisfacerte y llevarte al paroxismo del orgasmo. Lentamente introduzco el dedo índice de mi mano izquierda junto con mi lengua para hacerte sentir mas placer, momentáneamente retiro mi lengua y comienzo a lamer y mordisquear tu ingle pero tus manos me empujan hacia tu vagina y mansamente me dejo llevar... siento como tu cuerpo empieza a temblar indicándome que ha empezado tu orgasmo...

    Te quedas quieta saboreando tu orgasmo mientras yo continuo mis masajes, te levantas me tomas de la cara y me das un beso, nuestras lenguas se fusionan y saboreas todos tus jugos que se depositaron en mi. Me empujas y comienzas a besarme las tetillas mientras me introduces un dedo en mi boca sigues cayendo hasta encontrarte a mi pene que apunta al cielo, me miras con cara de picara y se que me llevaras al paraíso.

    Tomas mi pene con tu mano y comienzas a bajar y subir, cada vez que baja tu mano tu lengua pasa por mi glande dándome corrientazos de placer que llegan hasta mi espalda... sabes que me gusta cuando tu boca hace desaparecer mi pene pero me haces desear mas y los latidos de mi pene en tu mano aumentan. Lentamente introduces el glande y poco a poco vas bajando hasta engullir la totalidad de el en tu boca. Comienza un sube y baja mientras que con tu mano libre vas masajeando mis testículos y estos comienzan a llenarse de una enorme cantidad de semen, cantidad que solo tu haces producir.

    Tengo los ojos abiertos para no perderme este espectáculo y mis músculos están tensos, te detengo porque me vas a hacer eyacular. Como una gata vas acercándote a mi y te colocas encima lentamente mientras me ves a los ojos tomas mi pene y lo colocas en la entrada de tu vagina. Me quieres ver sufrir y comienzas a pasarlo a lo largo de ella, con mis caderas empujo para penetrarte pero subes tus caderas cada vez que lo intento, no aguanto mas te tomo por las caderas y de un solo envión te obligo a sentarte en mi pene y tus ojos se cierran y tu boca emite un quejido de satisfacción.

    Te dejo que impongas el ritmo, tus manos se apoyan en mi pecho y comienzas un movimiento circular que termina subiendo y bajando, tus líquidos caen en mi pubis y en mis testículos mientras mis manos juegan con tus pezones estirándolos dándoles vueltas con mis dedos. Tus mejillas se sonrojan nuevamente indicándome la proximidad de un orgasmo y mis manos te ayudan a que los movimientos sean mas seguidos. Al tener tu orgasmo siento que tus músculos aprietan mi pene asemejándose a la succión de tu boca. Mientras el orgasmo se expande por tu cuerpo me clavas tus uñas en el pecho y aprietas tus labios para contener el grito que sale de lo profundo de tu ser, tus piernas tiemblan y esporádicos espasmos sacuden tu cuerpo. Caes en mi pecho y tus sudores se mezclan con los míos, mis manos recogen tu cabello y acaricio tu nuca, aun tu cuerpo sufre los efectos del orgasmo. Al notar que tu respiración se normaliza muevo mi cadera haciendo que mi pene entre y salga de ti me miras a los ojos y sonríes para luego besarme. Delicadamente te doy vuelta hasta colocarte debajo de mi y empezar una penetración fuerte por instantes y delicada por momentos. Tomo tus piernas y las coloca en mis hombros para hacer mas profunda la penetración y voy sintiendo como tu vagina aprieta mi pene cuando entra y lo suelta cuando sale.

    Tengo que concentrarme para no eyacular debido a los masajes de tus músculos vaginales, tomo tus piernas y las coloco de lado mientras miro tu cara y tus gestos me invitan a acelerar mis embestidas. Te me escapas y te das media vuelta quedando boca abajo en nuestra cama y levantas ligeramente tu trasero para facilitarme la penetración vaginal, pero es tu ano quien me deja embobado. Cerradito, Rosado se contrae cuando te penetro y se expande cuando saco mi pene. Nunca hemos hecho sexo anal pero al tocarlo con mi dedo ensalivado y ver que relajas tus esfínteres hace que lo desee mas que a nada. Sigo preparando tu ano, introduciendo un dedo luego al ver que se acostumbra introduzco otro. Al ver que ya esta preparada te lamo la espalda y muerdo tu nuca mientras coloco mi glande en tu ano y nuevamente siento aflojar tus músculos. Introduzco mi glande y emites un quejido, me quedo quieto mientras tu ano se acostumbra al tamaño de mi glande pero el movimiento de tus caderas hacia arriba me indica que continué y mis caderas presionan logrando que mi pene entre hasta la mitad, esta vez tu quejido es de placer al saber que la mitad esta adentro. Ya desesperado y bufando de un solo empujón de mis caderas entra completamente y comienzo un mete y saca profundo sabiendo que mi orgasmo esta próximo. La visión de mi pene saliendo y entrando completamente hace inevitable mi eyaculacion y exploto en el mas largo orgasmo, siento que se me salen las fuerzas con cada chorro de esperma que eyaculo llenando completamente tu ano.

    Caigo rendido en tu espalda mientras la beso y acaricio tus brazos, estamos empapados en sudor y para no aprisionarte con mi cuerpo me tiro aun lado aun recobrando el aliento y con los ojos cerrados, sintiendo el olor a sexo que flota en la habitación. Abro mis ojos y busco besarte pero no estas, veo que no estas en el baño y al quitar la cobija de mi cuerpo noto que esta mojada debido a la eyaculación tan profusa que había tenido, es en este momento en que caigo en cuenta que todo había sido un lindo, espectacular y sensual....SUEÑO

    ©1996/2013 Relatos.Name & Txema.Net